Préstamo convertible: que es, condiciones, ventajas y desventajas

Después de un merecido (en mi opinión jeje) descanso, vuelvo a la carga con nuevos contenidos para el blog.  

Hoy os quiero hablar de un recurso para conseguir financiación para tus proyectos. Más que un recurso se trata de un instrumento para simplificar el papeleo de tus primeros inversores. 

Aunque es un tipo de préstamo bastante extendido en el ecosistema de las startups, muchos emprendedores todavía no conocen que es un préstamo convertible (o nota convertible)qué ventajas tiene esta figura para conseguir financiación.  

Así que en este artículo veremos lo siguientes puntos:

Un préstamo convertible es una cesión de dinero entre partes (el prestamista y la compañía) que puede convertirse en capital de la empresa si se dan una serie de supuestos. Es una opción para aquellos que quieran invertir en un proyecto y quieran ser socios.   

Lo explico de una manera más práctica.  

Supón que tienes un proyecto que quieres poner en marcha, pero no tienes el dinero suficiente para hacerlo (el pan nuestro de cada día). Para recaudar el dinero necesario decides hacer una ronda de family, friends and fools 

Y resulta que al final obtienes parte del dinero que necesitas, pero no la totalidad. Vas a tener que ir a buscar financiación de un inversor privado. Pero el dinero que has recaudado hasta ahora, ¿cómo lo vas a hacer llegar a tu empresa? Tienes varias opciones: 

  •  Que presten directamente el dinero a la sociedad o a ti, y tú se lo prestas a la sociedad. Se firma un contrato de préstamo entre particulares y ya lo tienes. Esta alternativa es interesante si las personas que te dejan el dinero NO quieren ser socias de tu empresa.  
  •  En el caso de que esas personas quisieran ser socias, lo habitual es ir al notario a firmar la ampliación de capital. Pero, en el supuesto partimos de la situación que no has conseguido todo el dinero necesario. En este caso, cuando encuentres al socio inversor que aporte el dinero que te falta tendrás que volver a ir a notario a hacer otra ampliación de capital (con los gastos que eso conlleva y el tiempo que vas a consumir). 
  • Utilizar la opción de préstamo convertible. 
 

La mejor opción, bajo mi punto de vista, es la tercera. La nota convertible será un documento privado de préstamo entre la sociedad y el prestamista con una serie de condiciones.  

Condiciones de un préstamo convertible

El documento fijará una cantidad monetaria que se traspasará desde el prestamista a la compañía con unas condiciones. Por ejemplo, sfijará un tipo de interés para el préstamo y una fecha de vencimiento para el mismo.  

La condición más importante de un préstamo convertible es la conversión del préstamo en capital.  

Esto se producirá cuándo se consiga un hito en la compañía. En la mayoría de los casos, este objetivo es la culminación de una ronda de financiación (el inversor que buscábamos al principio del supuesto).  

De esta manera cuándo se consigue la financiación prevista, todos los socios acuden a la ampliación de capital. Por un lado, el socio inversor y por otro lado los prestamistas que habían firmado el préstamo convertible. Estos prestamistas se convertirán en socios según la valoración que se indicaba en el préstamo que firmaron en su día. 

Como puedes imaginarte, el objetivo de este préstamo es que los prestamistas se conviertan en socios, no que obtengan un interés por el dinero que ceden al proyecto.  

Por supuesto hay otras condiciones que se tendrán que concretar en el préstamo, vencimientos, valoración de la compañía, tipo de interés, etc. pero la fundamental seguirá siendo la condición de conversión.  

Ventajas de un préstamo convertible

  • Sencillez: se trata de un documento de préstamo estándar y muy sencillo, 10-12 cláusulas son suficientes y no hay que adaptarlo para cada persona.   
  • Barato: es un contrato entre particulares con el cual no hace falta pasar por notario. El coste que tendrás que asumir es la redacción del documento por parte de un abogado especializado (esto es muy importante para que las dos partes tengáis la seguridad que se está desarrollando el proceso de manera correcta).   
  • Señalización: el hecho de conseguir estos primeros financiadores o inversores es una muy buena señal para conseguir más financiación. Es decir, a un inversor privado o business angel verá con mejores ojos si ya has conseguido financiación previamente. Va a tener la sensación de que eres alguien en quien la gente confía. Y digo alguien, porque en esta primera fase no se invierte en el proyecto, sino en las personas que lo están poniendo en marcha.  

Desventajas de un préstamo convertible

  •  Los prestamistas no son socios hasta que no se firme la ampliación de capital. Por ello no tienen ningún derecho sobre la sociedad ni pueden recibir dividendos. Por supuesto, es una desventaja para el inversor, no para los promotores del negocio que siguen conservando el control de la compañía.  
  • A algunos inversores privados profesionales no les gusta que haya muchos pequeños socios minoritarios por dificultades de gestión, problemas en las firmas ante notario y juntas de socios, etc.  

Conclusiones

Cuando estás empezando tu proyecto vas a necesitar conseguir financiación al menor coste posible. El préstamo convertible te permite empezar a captar tus primeros inversores sin que sean socios en esta fase ni pasar por notario.  

Este dinero debería ayudarte a poner en marcha tu proyecto, validar tu modelo de negocio y conseguir más financiación en el caso que sea necesario.  

Bajo mi punto de vista, es una de las mejores opciones que tienes para canalizar tu financiación en las primeras fases.   

Deja un comentario