4 preguntas para afrontar una ronda de family, friends and fools

Una de las problemáticas más habituales en proyectos emprendedores es la falta de recursos propios para financiar la puesta en marcha del negocio. Por ello, antes de ir a buscar a inversores profesionales recomiendo buscar una ronda de family friends and fools. 

La triple F corresponde a Family, Friends and Fools (familiares, amigos y locos).

El concepto se entiende fácil. Si necesitas financiación para un proyecto la manera más “sencilla” de conseguirlo va a ser en tu entorno cercano. Esto queda muy claro para familiares y amigos, aunque no tan claro para los mal llamados “locos”.

¿Para qué sirve el dinero de los family, friends and fools?

Eso va a depender del tipo de proyecto que queremos financiar.

En el caso de una startup (empresas de base tecnológica) debería servir para validar la idea de negocio en el mercado, es decir que somos capaces de atraer clientes con la solución que proponemos y quieren pagar por utilizar nuestra herramienta.

Imagina que quieres desarrollar una aplicación de entrenamiento online para ultratrails. El primer dinero que consigas debería emplearse para hacer tu primer prototipo y atraer tus primeros clientes/usuarios.

El objetivo es validar el producto para poder ir a buscar más financiación que te permita crecer. Si no eres capaz de atraer los primeros clientes va a ser muy complicado que un inversor privado profesional te quiera financiar.  

En el caso de un negocio tradicional el dinero debería servir para la puesta en funcionamiento del proyecto. El objetivo es poder empezar la actividad y generar ingresos. En este caso no suele ser un problema de validación de la idea de negocio, ya que no se quiere desarrollar un proyecto innovador.

El problema suele ser que nos falta dinero para la inversión inicial porque se requiere de una estructura.

Imagina que quieres poner en marcha un gimnasio. La idea ya está más que validada, pero se necesita dinero para la estructura inicial del negocio.

El dinero deberá emplearse en la financiación que permita iniciar la actividad: reformas, maquinaria, licencias, publicidad, etc.

¿Por qué invierten los Family and Friends?

Los familiares y amigos que invierten en un proyecto lo hacen fundamentalmente porque creen en las personas que van a liderar la empresa.

Si pueden ganar dinero mucho mejor pero no es el objetivo fundamental. Se trata de una inversión “pasional”, no es objetiva ni se barajan diferentes alternativas. Es decir, es una inversión que tiene como objetivo la rentabilidad financiera.

¿Por qué invierten los Fools?

Los “locos” tienen otro objetivo. Quieren obtener una rentabilidad por su inversión. Normalmente invierten por “instinto”. O bien conocen al equipo promotor y confían en él o conocen el sector y han visto en el proyecto una oportunidad de negocio para ese mercado concreto.

En estas etapas tan tempranas el riesgo de esta inversión es altísimo, ya que el modelo de negocio no está validado, por lo tanto, lo más habitual es que se acabe perdiendo este dinero.

¿Cómo debo afrontar una ronda de Family, Friends and Fools?

Si estás pensando en lanzarte a buscar financiación por esta vía no puedes hacerlo a lo loco y de cualquier manera. Es probable que tu madre no te pida todo lo que te voy a comentar, pero deberías hacerlo para tener preparados estos documentos que necesitarás cuando vayas a buscar más capital.

Lo primero que debes tener es un “road map” o una hoja de ruta. Es decir, ¿qué plan, estrategia y objetivos tenemos para los próximos años?

Es obvio que la incertidumbre en una empresa que acaba de nacer es enorme, y el viaje es más parecido a una montaña rusa que a un cómodo paseo por autovía, pero necesitas tener hecha esa planificación estratégica.

Empecemos a concretar los 5 aspectos clave.

1. ¿Cuál es el objetivo de la ronda? ¿para qué necesitas el dinero?

Se supone que estás buscando un dinero para hacer algo. Vas a necesitar fijarte unos objetivos. Éstos dependerán de la fase de desarrollo del proyecto. ¿Cuál es tu objetivo? ¿crear el primer prototipo? ¿conseguir tus primeros clientes? ¿abrir un nuevo canal de venta?

2. ¿Cuánto dinero necesitas en esta primera ronda?

Para poder hacer una aproximación de cuando dinero necesitas tendrás que haber completado el punto 1. Si no sabes lo que quieres es imposible saber cuánto necesitas. La cantidad dependerá de cuáles han sido los recursos propios iniciales que ha puesto el equipo promotor y cuán costosa es la fase a la que nos enfrentamos.

3. ¿Quieres que tus familiares y amigos sean socios?

Una decisión importante será tener claro si el dinero de nuestros familiares y amigos les dará un porcentaje de la sociedad o no.

No es una decisión que se pueda tomar a la ligera ya que si son socios reducirá tu porcentaje en la sociedad. Pero eso sí, el dinero invertido irá a riesgo y por lo tanto si el proyecto no sale bien todos los socios perderán el dinero aportado.

En cambio, si se trata de un préstamo la sociedad tendrás tú (en realidad, es la sociedad) la obligación de devolver el importe a los prestamistas.

En el caso de los “locos” lo habitual es que sean socios. Has de saber que los socios tienen una serie de derechos así que la elección de estos “locos” tampoco debe tomarse a la ligera. 

4. ¿Cuál es la valoración de la empresa en el momento de la ronda?

Sí, vas a tener que hacer la primera valoración de tu empresa si las aportaciones que encuentres van a entrar en el capital societario.

Es la única manera para que puedas dar un porcentaje a cada socio. Obviamente el porcentaje que corresponda a cada uno dependerá de la aportación.

¿Cómo se calcula la valoración de una empresa en una fase tan temprana? Es una buena pregunta y casi nadie tiene una respuesta. Olvídate de los métodos clásicos de valoración de empresas, no valen. Lo mejor que puedes hacer es basarte en valoraciones de otras empresas en una fase más o menos parecida a la tuya.

5. ¿Qué vehículo utilizo para formalizar la ronda de financiación?

Depende de varios factores. Si habéis optado por un préstamo (algo bastante habitual entre familiares) se debería formalizar en un contrato privado de préstamo y registrarse en la Agencia Tributaria autonómica.

Este préstamo podría hacerse directamente a la sociedad o bien a un socio para que lo aportara a la sociedad. Una de las modalidades de préstamo más utilizado en estos casos es el préstamo participativo. Es una modalidad en la cual la sociedad devuelve el dinero en base a unos criterios pactados entre las dos partes (ingresos, beneficios, etc.).

En el caso que el dinero sea a cambio de un porcentaje de la sociedad yo te muestro dos alternativas diferentes para que escojas la que mejor se adapte a tus circunstancias.  

Si se trata de proyectos que se financian en su totalidad con esta ronda, se inscribiría directamente en la constitución de la sociedad con el porcentaje correspondiente a cada persona socia.

En el caso de proyectos que van a necesitar una futura ronda de financiación (startups) también se podría hacer de esta manera. Pero, ten en cuenta que cada vez que se inscribe un nuevo socio hay que pasar por notario y eso significa un gasto. Así que si nos podemos ahorrar esto mucho mejor.

La solución para poder hacerlo es a través de un préstamo convertible. Es una modalidad de préstamo a la sociedad que se convertirá en capital cuándo se haya conseguido un objetivo (normalmente se suele vincular a una ronda de financiación posterior). De esta manera nos ahorraremos pasar una vez por la notaría, ya que solo firmaremos cuándo se haya conseguido el objetivo pactado en el contrato.

De hecho, esta última opción es la que he utilizado para mi última inversión como fool en Mouters.

¿Estás pensando en utilizar este recurso para tu próximo proyecto? ¿Has utilizado con anterioridad a tu entorno para financiar tu proyecto? Cuéntanoslo en los comentarios.

Deja un comentario